Salvando la dignidad…

jn1 jn2

    Llegó el rico verano, que para muchos significa vacaciones y para la mayoría también sol, playita y arena. Todo suena a felicidad, hasta que esos “kilitos de más” se evidencian al momento de ponerte el bikini delatando todos esos "compartir”, cenas familiares y demás atracones a los que una asistió (animadísima) durante las fiestas de fin de año…

Fulana, Mengana y Zutana (FMZ) viven esta situación muy de cerca. Por ello, en busca de un verano digno – pero también porque les encanta escalar–ya han retomado el entrenamiento en Pirqa, cuyo ambiente en las mañanas está especialmente animado por las clases de verano y por un montón de gente (de todas las edades) que está empezando a escalar.

El primer training del año ha sido muy chistoso. FMZ empezaron la sesión con algunos estiramientos; luego una travesía alrededor de la palestra y después el “2+2”, un jueguito de “Boulder” (pared de escalada de baja altura que permite escalar sin cuerdas de manera segura), que en un determinado momento les resultó yucaza. Justo cuando estaban sufriendo con unas movidas de techo, uno de los alumnos de Pirqa (Josué, para más detalles) se unió al juego como todo un conocedor: ¿pies libres?, ¿valen dos manos en esta presa?, etc. Nos cuenta que escala hace poco, (¡pero lo hace bien! ¡Y hasta se conoce la jerga escaladora!).

La cuestión, para no hacer más largo el cuento, es que Josué pasó las movidas yucazas de FMZ a la primera y, por si fuera poco, colocó después un par de presas difíciles de agarrar. Para cerrar con broche de oro, Nicolás, con quien Josué estaba escalando, no solo se sumó al juego, sino que hasta dio “tips” para pasar el “crux”: "Empotra el pie aquí, en esta presa"; “esa movida hay que pasarla rápido”, etc.

Si no fuera porque los nuevos amiguitos de FMZ tienen 10 y 14 años, respectivamente, su orgullo hubiera permanecido intacto. Pero no. Eran escolares, ni siquiera quinceañeros, y las estaban haciendo puré. Plop. Pasado el trago amargo, bromearon harto sobre cómo estaban siendo tan destruidas por dos niños…. y aunque no todas tuvieron éxito en completar la ruta que habían armado, las tres se esforzaron bastante por salvar su dignidad (y no quedar tan mal, jaja).

Fuera de bromas, a FMZ les pareció pajaza que los chibolos estén tan motivados y sean tan capos. A la vez, se dieron cuenta de lo gratificante que es contar con un espacio como el de Pirqa, en el cual la interacción entre personas de distintas edades, niveles y experiencias resulta (de manera natural) un aspecto importante de mejora y motivación. Buenísimo ver cómo los chicos tenían tanta habilidad y dominio de su cuerpo para moverse en el boulder; que le hayan puesto movidas diferentes al “2+2” e incluso que las hayan dejado tan mal paradas. Finalmente, todos la pasaron súper. Esta pequeña experiencia sirvió para corroborar que la escalada ejercita una serie de procesos cognitivos (importantes en cualquier edad) como la atención, concentración, memoria, socialización, así como la seguridad y confianza en uno mismo entre otros beneficios de este deporte que si te interesa conocer, puedes  leerlos en  el post anterior ¡Los cachorros también escalan! (Ver aquí: http://www.pirqa.com/blog/los-cachorros-tambien-escalan-2/)

Josué y Nicolás, los dos protagonistas de esta historia, son hermanos y, pese a su corta edad, han demostrado condiciones para ser escaladores fuertes. A propósito del tema, miren este video en el que aparece la genial Ashima Shiraishi, una de los muchos niños y niñas que están destacando en el mundo de la escalada haciendo cosas pajas y duras:

Ahora cierren la boca.

Bueno pues, el primer entrenamiento del año sacó buenazo. FMZ sudaron la gota gorda, quemaron hartas calorías (¡bien ahí!) y, sobre todo, conocieron a Josué y Nicolás, aprendieron y vacilaron con ellos. Pirqa es el espacio perfecto para esto.

jn3

Nuestros nuevos compañeros de entrenamiento en Pirqa